Recientemente destacamos en nuestras redes la última campaña llevada a cabo por la compañía Disney, en la que se había sustituido al mítico Toro de Osborne por El Rey León a causa del estreno de su película. Esto nos hizo reflexionar sobre la gran importancia del Street Marketing, en el que se pretende conocer cara a cara al cliente y decirle exactamente quién eres tú y que puedes ofrecerle.

En publicidad, existen cada vez más, maneras de comunicar. De un tiempo a esta parte, se ha posicionado en nuestro sector, el llamado Street Marketing, que rompe de alguna manera, con la promoción tradicional.

Con estas acciones se busca conseguir implicar al mayor número posible de personas, buscar la atención y la interacción de las mismas, así como crear un vínculo emocional con las personas, para que la acción perdure en su memoria y tengan una experiencia favorable con la marca, que de otra forma no sería posible.

¿Qué se persigue con el Street Marketing?

El mercado está saturado, y el cliente ya no solo busca un producto. Por ello, se debe ir un paso más allá. Se debe buscar al usuario, fidelizarlo, y que incorpore la marca a su lovemarks. En este sentido el Street Marketing se está convirtiendo en una línea dentro del mundo de la comunicación muy utilizada para este fin y para llegar hasta el cliente. La creatividad, el humor y la innovación se plantean como la base para captar la atención del público. Un buen ejemplo es la campaña: “En Soria, en Verano, si se duerme.”

Una modalidad del Street Marketing, es el Ambient Marketing, que utiliza objetos de la propia calle, incorporando elementos nuevos para generar la atracción deseada. Podemos encontrar numerosos ejemplos de este tipo de marketing.

Dentro del “Street”, algo más agresivo que el “Ambient” podriamos describir el Marketing de Guerrilla, en el que la interacción con el publico objetivo es más potente, y el impacto pretende ser más exagerado. Como el ejemplo de nuestra campaña para la ruta de la trufa.

La ventaja que ofrecen estas acciones, es que la repercusión final en el target, tras la inversión es mucho mayor que con los medios tradicionales. El hándicap, esta en medir el impacto de la la campaña.