La soledad no deseada, es uno de los problemas más comunes en las personas mayores.

Un grupo de personas, de identidad desconocida, han creado una campaña en Bilbao, para concienciar a la población sobre este grave problema. Se trata de la colocación de una escultura hiperrealista de una mujer mayor, inmóvil, con su pelo cano, su chaqueta para el frío, viendo pasar el tiempo en su reloj, sola y sin compañía…

Entre la gran cantidad de gente que pasa al día por el parque donde se encuentra la escultura, podemos decir que, algunos ni siquiera se detienen a mirar o preguntarle que le ocurre; pero otros turistas que frecuentan el parque, se paran y se hacen preguntas como:

¿qué edad tendrá?, ¿70 años?, ¿80?, ¿tendrá familia…?

Esto es difícil saberlo, ya que no está mal vestida, lleva un chaquetón azul, unos pantalones grises y una bufanda roja. Está aseada y no parece tener hambre.

Ahí es dónde entra en juego la soledad…

Muchas personas ni siquiera paran un segundo a preguntarse porque está ahí, sentada y sola. Otras muchas, recapacitan e incluso llegan a acercarse a la escultura para  preguntarla si necesita ayuda. La mayoría de la gente, afirma que parece real y en vez de ver un reloj entre sus manos, les pareció ver un pastillero.

 

 

 

El objetivo principal de esta campaña, es hacer recapacitar y reflexionar para que los mayores que se encuentran solos, tengan una mejor calidad de vida.

Según datos estadísticos, en España, 4,7 millones de personas viven solas, según cifras del INE. De ellas, más de dos millones tienen más de 65 años. Más de 850.000 han superado el umbral de los 80, unas cifras que ponen los pelos de punta.

Una de las paseantes, señala esto sobre las personas mayores: “Tienen un gran conocimiento que nos pueden transmitir y los dejamos solos en la edad más maravillosa, después de haber recorrido ya casi todo su camino”

No deberíamos dejar que nadie se sienta solo, ni se le hagan eternas las horas…

¡Recapacitemos!